TAURO Y EL TRABAJO

Del mismo modo que el momento de nuestro nacimiento determina algunos de nuestros rasgos más profundos de personalidad, también nos dota de algunos dotes fantásticos (o quizás no tanto) que podemos llevar a otras áreas de nuestra vida. Es inútil esforzarse en trabajar en aquello para lo cual no tenemos una chispa innata, una luz que nos guía: es posible que hacerlo llene los bolsillos de dinero pero, bajo ningún aspecto, nos dará satisfacción.

Tauro es el signo de la perseverancia, pero también de la comodidad. Todo lo que tauro desea lo consigue a través de su esfuerzo constante, del jamás bajar los brazos. Y aunque su firmeza y determinación, a veces, le impiden moverse del lugar donde está, es preciso que sepa cuáles son los ámbitos laborales en los cuales, por su carta natal puede trabajar con mayor comodidad.

A menos de que el toro tenga un ascendente en Géminis, Aries, Leo o Piscis, su don no son las ventas. La capacidad para expresarse no es inmensa y le costará gran trabajo persuadir a los clientes de la compra de tal o cual producto. Su pensamiento es práctico: le sirve, bien. No le sirve, váyase. Además porque a los taurinos no les gusta la sensación de inseguridad, el estado del ‘quizás’ que pueden producir las ventas: su seguridad financiera, sus planes a largo plazo y todo su modelo de vida no puede depender de ello, debe ser más fuerte.

La personalidad de Tauro le da una fuerza impresionante en todas las labores que involucran dinero. Se dice que las posibilidades de encontrar a un Toro en un banco son mucho más altas que las de cualquier otro lugar. Tener dinero, bienes materiales, los hace sentir seguros y confiados… les genera estabilidad. En este sentido, y teniendo en cuenta que son de altísima confianza para las personas que los conocen (sencillamente la irradian) tienen un don para el mercado inmobiliario: los clientes saben que, sobre cualquier cosa, les hablará con la verdad.

Para los tauro son mucho mejores los trabajos que impliquen permanencia y quietud, por eso preferirá los trabajos de escritorio, y en ellos entre más responsabilidad le sea asignada más cómodo se sentirá. Uno de los signos más fieles y claros del zodiaco como lo es tauro tendrá todas las opciones de ganarse el corazón de sus jefes. Echará raíces y cumplirá, sobre todas las cosas, los objetivos que se trace.

Exitoso por naturaleza, el Toro asumirá una carrera y de ella no saldrá hasta que consiga lo que desea. Con habilidades especiales para las industrias de alimentos, ganadería y floristería y ascenderá en su oficio con constancia: tiene la claridad absoluta que para ser jefe primero debe ser empleado y aprenderlo todo.

Entonces, cuando esté ahí, en la posición máxima por la que trabajó largo tiempo es importante verlo con gran respeto. Que su gentileza no se confunda con falta de entereza y liderazgo. Un Toro siempre esperará de sus subalternos la devoción, paciencia y compromiso que él tuvo cuando estaba en su lugar.

 

PUEDE INTERESARTE